sábado, 14 de diciembre de 2013

Lanzarote: Montaña Roja

En Wikiloc:    pulsar aquí

De todos los volcanes existentes en Lanzarote, el denominado Montaña Roja es el que se encuentra más al sur, a la mitad del arco que describe la costa entre Punta Limones y Punta Pechiguera.
Playa Blanca se extiende a sus pies y, excepto en algún lugar aislado y muy concreto, no existe casi lugar alguno sin urbanizar.


Realicé esta pequeña ruta en la mañana del 13 de noviembre de 2013. Magnífica temperatura y un cielo cubierto a ratos que contribuyó a que el paseo fuera realmente placentero.
La subida al volcán Montaña Roja es realmente cómoda pues el desnivel más fuerte está en torno al 10%, lo que lo hace accesible a personas de más edad, así como a niños.
Desde Playa Blanca se puede llegar al punto de subida a través de la carretera del Faro de Pechiguera. En la tercera rotonda se toma la calle Francia (a la derecha según se va en dirección al Faro) y a la altura del Residencial Virginia Park estaremos en el punto de partida.


El punto exacto para comenzar la ascensión es sencillísimo de encontrar, pues unas antenas de telefonía nos indican el lugar. Además, encontraremos alguna indicación que puede orientarnos.



Según nos vamos acercando a las antenas vamos, también, tomando algo de altura que nos permite comenzar a divisar Playa Blanca desde una óptica más elevada.


Las antenas a que antes me refería marcan el fin de las urbanizaciones y el comienzo del sendero, bien definido que, poco a poco, nos llevará a cubrir el desnivel y a coronar los 196 metros de altitud.



He de confesar que, acostumbrado a otras latitudes y otros entornos, todo lo que veía me encantaba, la luz, el sol, los picos que conforman el contorno del Monumento Natural de los Ajaches… sencillamente me seducía. No sé cuántas veces paré, unas para hacer fotos y otras sencillamente, para descansar la vista y el espíritu en la contemplación de tanta belleza.


Desde el primer momento hemos de tener cuidado con el firme que pisamos. Se trata de roca basáltica cubierta por ceniza volcánica, por lo que el resbalón puede ser fácil. El sendero está razonablemente limpio, pero la atención a nuestros pasos durante todo el recorrido ha de ser constante.




Como en tantos otros lugares, también aquí vamos a encontrar hitos en el camino: esas acumulaciones de piedras que hacen los senderistas, unos con la idea clara del porqué y otros, sencillamente, por agregar una piedra más al montoncito ya existente.



Cuando llevo recorridos 600 metros desde las antenas llego a la boca del cráter, una pequeña explanada desde la que podríamos dirigir la mirada hacia el paisaje que he venido contemplando durante la ascensión.


Sin embargo la mirada se siente fuertemente atraída por el cráter. Tiene una profundidad media de 50 metros, un diámetro de unos 350 y una circunferencia (según mi recorrido) de algo más de 1,5 kms.
En su fondo se ve una zona muy concreta con vegetación y el resto desprovisto de ella y, por todos lados, inscripciones que los turistas han hecho utilizando las piedras existentes en la caldera.




Decidí comenzar la ascensión hasta el punto geodésico por la izquierda donde enseguida (se ve ya desde que empiezas a subir) me encontré  un receptáculo de obra, pintado de blanco, carente de puerta y coronado por una cruz. Está lleno de piedras e ignoro el cometido para el que pudo ser construido. Comentando sobre el mismo, mi hijo (residente en Playa Blanca) me comentó que él tenía una foto metido en el cubículo. Lo que no logro entender es, dadas sus dimensiones, cómo pudo caber ahí dentro.



La vista sobre Playa Blanca es privilegiada y, al fondo de la llanura en que se asienta, el Monumento Natural de los Ajaches, del que vemos una buena parte de sus picos.


El itinerario en torno al cráter tiene una primera parte, hasta llegar al punto geodésico, cuya vista predominante es Playa Blanca. El sendero está bien marcado por el paso de los turistas. Generalmente de tierra y ceniza volcánica, rojiza por la oxidación. La lava solidificada sirve de muro que proporciona seguridad frente a una eventual caída, pero también de escalón sobre el que subirse para tomar mejores fotos.



Va quedando a nuestra vista la playa de Montaña Roja y Punta Pechiguera, con sus dos faros aunque, a primera vista, solo distingamos el más grande y moderno.


También vemos sin dificultad, la Isla del Lobo y el norte de Fuerteventura.


Desde donde estoy aprecio la gran cantidad de escritos hechos con piedras (¿“pedradas” debería decirse, como “pintadas” a las hechas con pintura?) en la vertiente norte del cráter. Son innumerables.


Dada la antigüedad de Montaña Roja (en torno a 2.700 años) la roca volcánica que vamos encontrando a nuestro paso, de un marcado color rojizo, como todo el volcán, está siendo colonizada por algo de fauna y flora y especialmente por líquenes, que son una mezcla de un hongo y una bacteria.



El camino serpentea ya en sus últimos metros antes de llegar al punto geodésico, que marca lo más alto de la corona del cráter. Ahí veo un grupo de alemanes que  subieron delante de mi pero que prefirieron recorrer la corona en sentido contrario a como lo estoy haciendo yo; no se han detenido tanto como lo he hecho yo y ya están arriba. Y también recorren sus últimos metros otras personas que han venido todo el tiempo delante de mi.


En el punto geodésico los alemanes no paran de hacerse fotos. Algunos reponen fuerzas, aunque las que hemos empleado en subir tampoco han sido tantas. Una chica que parece ser su guía y habla un perfecto español con claro acento alemán, se ofrece a compartir conmigo algo de lo que llevan. Por aquello de la buena educación le acepto un higo paso, que me sabe francamente bien.
Y ya que he hecho amistades, también le pido a uno de ellos que me inmortalice con mi camiseta Prisiña, lo que hace con gusto.



Desde aquí parece como si el fondo del volcán fuera todavía más rojo.


Y las rocas de lava cordada, con sus curiosas formas, me llaman poderosamente la atención.



A nuestros pies todo el llano en que están las urbanizaciones Playa Vista, La Goleta, Pechiguera, Faro Park y Shangrila Park.



Me apresto para comenzar el descenso, observando a lo lejos la urbanización abandonada “Atlante del Sol”, que entra en mis proyectos visitar, pues tengo previsto recorrer todo aquel litoral, bajando desde el Golfo hasta Playa Blanca.


En poco tiempo estoy justo al lado contrario de la corona desde donde vi el cráter al subir. Ahora me resulta más familiar y la visión desde este lado, desde donde no veo Playa Blanca, me recuerda las historia que se cuentan de presencia de ovnis dentro del cráter, y de las que se hace eco J.J. Benítez en su libro “Encuentro en Montaña Roja”.



Un sendero permite bajar cómodamente hasta el cráter. Al bajar tengo la oportunidad de ver mayor abundancia de lapilli de diverso tamaño que en el que se observa en la altura. Quizá se deba a que el viento, dentro del cráter, mueve la tierra de un lado a otro sin poder sacarla, mientras que por las laderas seguramente lo aleja haciendo que lo veamos menos concentrado.



El interior del cráter está repleto de “pedradas”, de esos mensajes escritos con piedras: corazones, iniciales, algún símbolo pornográfico, etc… Es difícil caminar sin tropezar con alguna de las piedras que conforman estos mensajes o recuerdos; me esmero para evitarlo, consciente de que toda la gente que los puso en su momento querría que se conservasen durante mucho tiempo.
Algunos de los símbolos están un tanto desvaídos. Se nota que los pusieron hace muchos años. Pero ahí están. Y los hay de todos los tamaños y colores. Incluso alguien se molestó en tomar ceniza negra para distinguir su mensaje del resto.




Llama poderosamente mi atención un túmulo de piedras, rodeado por un círculo de ellas, que se ubica en el centro mismo del único espacio con vegetación existente en el cráter. Cuando me acerco, observo que hay, incluso, una placa metálica conmemorativa atornillada a una piedra bien cogida al suelo. Está dedicada a una mujer, “Barbara Paton” y, debajo de su nombre, una frase en dos renglores: “The question “why?” Will remain unanswered” que, más o menos, viene a significar: “La pregunta “¿porqué?” sigue sin respuesta”.
Cuando redacté esta crónica (diciembre de 2013), llegado a este punto escribí lo siguiente “He buscado en internet referencias a esta señora, por si podía dar algún dato sobre la misma, pero no encuentro más que otras reproducciones fotográficas de la placa (cuando estaba más nueva) o referencias a la misma, pero no a la persona.”



Quince meses después, en marzo de 2015, he recibido un email que me ha remitido Simon Lamrock, hijo de Barbara Paton, y en el que me dice lo siguiente (lo pongo en el inglés original y traducido a español):
Hello Teófilo,
My sister found your Lanzarote blog post mentioning Barbara Paton on the internet. Thank you for trying to find out about the person, a beautiful kind loving person.
Barbara was our Mother, originally from Northern Ireland, but emigrated to retire in Playa Blanca Lanzarote.
Sadly Mum was diagnosed with an aggressive cancer and passed away in my sister and my arms here in London on the 19th of July 2011 aged a mere 64 years old.
Mum lived at the foot of Montaña Roja and loved her ‘red mountain’, in memory her three siblings, my brother sister and myself with our partners and children built a cairn of stones in the quiet at the top where we all spent family time.
Thank you for saying hello to Mum, I’m sure she’s smiling and craicing a joke. I’ve attached a picture of Mum, Barbara.
Kind regards,
Simon

Y en castellano:

Hola Teófilo. Mi hermana encontró tu post sobre Lanzarote en tu blog que mencionaba a Barbara. Gracias por intentar saber mas de esta persona, una preciosa, amable y querida persona.
Barbara era nuestra madre, nacida en el norte de Irlanda pero emigrada a Playa Blanca tras su jubilación
Tristemente, mama fue diagnosticada con un cáncer muy agresivo y murió en los brazos de mi hermana y en los míos en Londres, el 19 de Julio de 2011 a la edad de tan solo 64 años
Mamá vivía a los pies de la Montaña Roja y amaba esa "montaña roja"
En su memoria, sus tres hijos, mi hermano, mi hermana y yo junto con nuestras parejas y nuestros hijos construimos  un hito de piedras en la tranquilidad de lo alto donde todos pasamos tiempo en familia
Gracias por saludar a mamá, estoy segura que ella estará sonriendo y preparando una broma. Te adjunto una foto de mama, Bárbara.
Saludos cordiales,
Simon

La carta de Simon me agradó sobremanera y consideré obligado hacerme eco de ella tanto en Wikiloc como en este blog si me lo autorizaba, para lo que le pedí permiso:

Dear Simon,
It has been nice and moving to read your lines about Barbara. Thank you very much for getting in touch with me and sharing your story and memories with me. I can see she was a very special member of your family and I feel very sorry for your loss.
I would like, if that is ok for you, to share your words as well as the picture of your Mum in my blog as a tribute to her.
Best wishes,
Teófilo.

Querido Simon,
Ha sido bonito y emocionante leer sus palabras sobre Bárbara. Muchas gracias por ponerse en contacto conmigo y compartir su historia y sus recuerdos conmigo. Veo que fue un miembro muy especial en su familia y les acompaño en el sentimiento.
Me gustaría, si le parece bien, poder compartir sus palabras, así como la foto de su madre en mi blog como un homenaje a ella.
Con mis mejores deseos,
Teófilo

Como quiera que he sido expresamente autorizado para hacerlo, publico esta correspondencia con el ánimo de que se sepa quién fue Bárbara Paton y porqué ese monumento y esa placa están en el cráter de Montaña Roja.
Y aquí la foto de Bárbara:


La presencia de una pareja de ingleses me da la oportunidad de pedirles que me tomen una foto aquí, dentro del volcán. En mi tierra no tengo la oportunidad de tener fotos ubicado en lugar semejante. Con amabilidad acceden y aquí queda dicho testimonio, así como el de ellos, cogidos de la mano, deambulando por el cráter.



Satisfecho con lo visto inicié el camino de regreso tomando el sendero ascendente que me llevaría de nuevo a la boca del cráter.
Al subir, veo un chico sentado en el borde, leyendo y pensativo. Creo que ha elegido un buen lugar para realizar ambas cosas.






8 comentarios:

  1. Muy bonito! Yo vivo aqui, estaba buscando mas informacion sobre el volcan... Gracias!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Buenas tardes.

      Acabo de actualizar la parte final del post de mi blog sobre Montaña Roja con información totalmente novedosa que seguramente le interesará.

      Un cordial saludo.

      Teófilo Amores

      Eliminar
    2. Hola Teófilo. Espectacular tu post sobre Montaña Roja, la verdad es que me ha encantado leerlo, así como ver las fotos que tomaste en tu visita.

      Yo vivo a los pies de la montaña, en unas de las urbanizaciones que como habrás visto la rodean por la ladera este. He subido varias veces y también me he deleitado con su vistas.

      Pero una de las cosas que más me ha llamado la atención ha sido la placa de la señora Barbara Paton. Ahora la tienen colocada simplemente en el suelo, con otras dos piedras más pequeñas encima a "modo decorativo". He leído la correspondencia que has intercambiado con este familiar suyo y la verdad es que me parece una historia preciosa y conmovedora. Sin embargo, la curiosidad me pica todavía en cuanto a un asunto: la palabra "WHY", y en general todo el sentido de la frase. No sé si este familiar suyo te explicó un poco más el sentido de la inscripción pero a mí me gustaría saber algo más en torno a la enigmática frase.

      Un cordial saludo y felicidades por el blog y por este maravilloso post sobre Montaña Roja, uno de los lugares más misteriosos de Canarias.

      Eliminar
  2. Hola Yoel. Muchas gracias por tu amable comentario.

    Yo también vivo al pie de Montaña Roja. Hace un par de días lo visité de nuevo y bajé al cráter. Quería ver de nuevo la placa dedicada a Bárbara Paton, tras el cruce de correspondencia con su hijo. Me llevé la desagradable sorpresa de ver que alguien no ha respetado el emplazamiento original que le habían dado los hijos. Como dices, la piedra volcánica sobre la que está atornillada la placa ha sido quitada del lugar y se ha colocado a dos o tres metros, junto al senderito que cruza el fondo del cráter.

    Lamento, en esto como en todo, que la gente no tenga respeto por estas cosas.

    El hijo no me hizo ningún comentario sobre la frase de la placa que, efectivamente, resulta un tanto enigmática.

    ResponderEliminar
  3. Hola Teofilo, Estoy preparando con mucha motivación una visita a Lanzarote para Noviembre 2015 y he visto tu crónica. Me ha encantado y voy a visitar la Montaña Roja. Qualquier otra sugerencia que alguién considere interesante será muy bienvenida y tenida en cuenta. Saludos desde interior de Tarragona.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Hola Pep, Me alegro que te haya gustado la crónica.. Me tomo la libertad de sugerirte que des un vistazo a la pestaña "Lanzarote" de mi blog. Ahí encontrarás algunas visitas que no debes dejar de hacer, aunque no las hagas en plan senderista. Dales un vistazo y decide pero, desde luego: en el norte, el Mirador del Río. En el oeste: Los Jameos del Agua, la Cueva de los Verdes, el Jardín de Cactus. En el este Los Hervideros, las Salinas de Janubio, el Charco de los Clicos. Eso, como mínimo, no puedes dejar de verlo. ¡¡No te asuste!! En tres días puedes ver todo lo que te digo con tranquilidad. -- Espero que disfrutes Lanzarote. Tiene mucho para recorrer. -- Si dispones de días, te recomiendo vayas y entres en el Volcán de las Lapas o Caldera de los Cuervos: en mi pestaña "Lanzarote" entra en el apartado "Toponimia de Lanzarote" y mira la ubicación exacta de ese Volcán. Ahí, justo ahí empezaron las grandes erupciones de principios del XIX. Justo al lado tienes Montaña Colorada, a tiro de piedra. Acercate a verla y da una vuelta alrededor. Te asombrará una de las bombas volcánicas, de tres metros de altura, que hay en su base. -- Por supuesto (por "supuestíimo") no dejes de echar un día en ir a ver las Montañas de Fuego. Es Parque Nacional protegido. No se puede recorrer a pie, pero si te posibilitan hacer un recorrido en bus por lo más interesante del mismo. -- Si en algo puedo indicarte (y lo se), no dejes de preguntarme. Un cordial saludo y gracias por visitar mi blog.

      Eliminar
    2. Hola Teofilo, Disculpa por el retraso en la respuesta, pero habia perdido tu enlace y hoy lo he recuperado y he visto tu fantástica respuesta. Muchisimas gracias, voy a seguir tus sugerencias pués se nota que salen del corazon. Vamos ha estar 11 dias y los queremos aprovechar al máximo por lo cual seguiremos alguna de tus rutas y sabios consejos...ya te contaré y reitero mi agradecimiento,. Por cierto, personas tan amables como tu hacen que este mundo sea un poco mejor :-))

      Eliminar
  4. Bonjour, et merci pour le partage des explications de la plaque Barbara Paton. J'ai mis un lien de votre article dans mon récit.

    Sylvie

    ResponderEliminar